¿Cómo se analizan los colchones?

Comprar un nuevo colchón no es una tarea fácil. Un colchón es una inversión a largo plazo y por lo tanto es muy importante que sea cómodo y adecuado para tu cuerpo. Pero con toda la cantidad de información que hay, ¿cómo puedes saber si has elegido el colchón perfecto?

Para ayudarte en tu decisión, hemos revisado cinco de los mejores colchones de España. Para que nuestras revisiones sean lo más justas y objetivas posibles, utilizamos máquinas de prueba profesionales y revisamos cada colchón con el mismo criterio.

Como queremos ofrecerte los resultados más justos, sometemos cada colchón a las mismas pruebas. Los colchones los adquirimos nosotros mismos, del tamaño 90x200cm.

Hemos decidido revelar lo que hay detrás de estas pruebas y los criterios que evaluamos para cada colchón, y poder ayudarte así a entender mejor cómo hicimos nuestra clasificación de los mejores colchones.

 

¿Qué características del colchón evaluamos?

Creemos que un buen colchón es aquel que obtiene una alta puntuación en los criterios que se enumeran a continuación. Usamos una escala que representa los criterios de acuerdo con su importancia.

Para cada categoría, otorgamos puntos entre 0 y 10, siendo 10 la puntuación más alta. La puntuación final de cada colchón es el resultado obtenido en las diferentes categorías.

El proceso de prueba del colchón

Para que entiendas mejor cómo puntuamos los colchones, hemos resumido en qué consiste cada una de nuestras pruebas.

Durabilidad (40%)

Los colchones no son baratos. Cuando invertimos en un colchón, queremos que dure el mayor tiempo posible sin mostrar signos de desgaste o que se dañe con el uso prolongado. Para averiguar la durabilidad del colchón, usamos un rodillo de 140 kg que rueda 30.000 veces de un lado al otro del colchón. De esta manera, somos capaces de simular 8-10 años de uso, que es la durabilidad ideal en un colchón.

Después de la prueba de resistencia con el rodillo, analizamos el resultado comparando la condición del colchón después de la prueba, con la condición de este antes de la misma, observando de cerca lo siguiente:

  • Si el colchón se vuelve más duro o más blando.
  • Si el colchón se hunde (es decir, cambios de altura).
  • Si alguna parte del colchón está dañada.

Un buen colchón conservará su condición inicial durante años y tendrá un deterioro mínimo en la estructura de la espuma.

rodillo laminacion

La durabilidad del colchón se prueba con un rodillo

Ergonomía y comodidad (45%)

Para evaluar cómo el colchón soportaría el cuerpo, particularmente cuando duerme de lado o boca arriba, probamos las capacidades ergonómicas del colchón. Esta evaluación consiste en tres categorías: elasticidad puntual, ergonomía y viscoelasticidad. Aquí las propiedades ergonómicas contribuyen el 60% del total, mientras que la elasticidad puntual y la cantidad de viscoelasticidad, suponen cada una el 20% del total.

Para evaluar sus propiedades ergonómicas, usamos una máquina de prueba con 20 accesorios de peso. Bajamos estos pesos para que presionen el colchón y medimos cómo se adapta el colchón a estos pesos. Nuestra puntuación se basa en la desviación del resultado óptimo, o el nivel de hundimiento ideal.

maquina empleada en la prueba zonificación

La máquina de zonificación mide cómo está zonificado un colchón

También probamos la viscoelasticidad del colchón, ya que esta propiedad está asociada a lo fácil que es moverse y girarse en el colchón. Los colchones con espuma de memoria altamente viscoelástica tienden a hacer más difícil el girar sobre el colchón. Esto no es lo ideal, ya que la mayoría de la gente se mueve y gira durante la noche.

Por último, analizamos la elasticidad puntual del colchón. El objetivo de la prueba es comprobar la capacidad del colchón para mantener la independencia de lechos. En otras palabras, queremos comprobar si te vas a despertar o no durante la noche cuando tu pareja se da la vuelta o se mueva. Un buen colchón será capaz de adaptarse bien al cuerpo y reaccionar al movimiento aliviando la presión a su alrededor.

Evaluamos esta característica aplicando presión al colchón en 2 puntos específicos y midiendo la altura en el centro del colchón.  Cuanto más alto sea este punto central, más alta es la elasticidad puntual del colchón.

Facilidad de manejo (15%)

Para terminar, comprobamos la facilidad de manejo que tiene el colchón. En esta categoría se analiza tanto el peso del colchón, como la presencia de asas, la posición de estas y lo bien que están unidas a la funda del colchón. Aunque no son un requisito, hace mucho más fácil el transporte del colchón o su colocación en la cama. Aquí, el peso del colchón contribuye al 75% de la puntuación, mientras que la presencia y calidad de las asas asciende al 25% de la puntuación.

 

¿Quieres saber qué colchón de los que hemos analizado ha obtenido mejores resultados? Haz clic en este enlace:

Haz click aquí para ver los resultados